El sonido del Tíbet: cuencos tibetanos


¿Quién no ha escuchado el eco profundo de un cuenco tibetano?

El sonido de un cuenco tibetano es uno de los sonidos más conocidos del Tíbet, y este instrumento ahora muy conocido en meditaciones y conciertos, es además, un elemento de sanación de la Medicina Tradicional Tibetana.

Para la Medicina Tradicional Tibetana toda persona está conformada por un cuerpo físico, visible, y por un cuerpo sutil, no visible en general al ojo humano. Esa energía sutil que recorre y envuelve el cuerpo se ve afectada por las energías que proceden del exterior y necesita ser sanada y cuidada.

Existe una técnica especial dentro de la Medicina, llamada Chakra Healing que utiliza los cuencos y su sonido para llevar a cabo este proceso de sanación. El sonido penetra por los oídos y por las puertas sutiles del cuerpo, siendo el instrumento que permite la entrada de la energía dentro del cuerpo, y lo armoniza.

El objetivo de esta técnica de sanación es liberar los bloqueos de energía negativa acumulada tanto física como psicológicamente. En un segundo nivel más sutil limpia los centros de energía principal o chakras y por ende los canales y centros menores, y finalmente, acompaña en el desarrollo una buena energía física y psicológica para vivir una vida sana y de calidad.

Para aplicar esta técnica se utiliza un cuenco tibetano, que trasmite la energía a través del sonido que se obtiene cuando es golpeado. El sonido y la vibración procedente del cuenco producen una energía que permite abrir y liberar la mente del paciente. Esta técnica genera en el paciente una sensación de relajación y alivio, una mejor comprensión, y la eliminación de posibles bloqueos, por lo que mejoran sus funciones fisiológicas y psicológicas, y en último término consigue la calma de mente.

cuencos-tibetanosFuncionamiento de la técnica de Chakra Healing

Esta técnica utiliza el sonido como medio en el que viaja la energía sutil que entra en el cuerpo del paciente. El sonido es percibido por la conciencia del oído, esa energía sutil tiene un efecto positivo en la conciencia auditiva, que conlleva una reacción positiva en el cuerpo. A través de los poros por los que penetra el sonido se traslada energía de calma y sosiego a la energía viento, que influye sobre el centro emocional, y produce una sensación positiva de felicidad.

En su aplicación, el terapeuta o médico tibetano utiliza las sílabas base que rigen cada centro o chakra, el nombre o mantra de los Budas asociados a cada centro, junto con el eco y la vibración del cuenco. Todo ello induce una relajación mental, así como traslada al cuerpo sutil la energía de sanación procedente de los mantras.

Resultados de esta técnica

El terapeuta o médico tibetano que realiza esta terapia, logra sobre el paciente canalizar la energía viento desequilibrada, de forma que vuelva a recorrer correctamente los canales adecuados, desbloquear los nudos en los canales y regular adecuadamente la circulación de las tres energías y el funcionamiento de los centro principales o chakras.

Sergio Iniesta Esteban

Aprender a tocar los cuencos y obtener de ellos su esencia requiere de comprender las cualidades del cuenco y aprender a ser uno con él. Si te interesa aprender la técnica puedes acudir a este enlace Cuencos Tibetanos.

Suscríbete

¿Quieres recibir nuestros últimos artículos en tu correo?