Los DZI : Las Piedras Sagradas del Tíbet


En la tradición budista tibetana hay un pequeño objeto de gran fuerza simbólica y extraordinaria belleza: el Dzi o Gzi.

Su significado es “brillante”, “luz”, “esplendor” y está realizado con un fragmento de ágata que suele pulirse en forma cilíndrica o alargada, a veces  también en medialuna.

Lo que distingue  a los Dzi de otras gemas es su color marrón oscuro, casi negro y las vetas que forman dibujos en la superficie.  Estos motivos no son obra de los artesanos sino de la propia naturaleza y pueden ser circulares, ovalados, cuadrados, en olas y rayas.

Los DZI Las Piedras Sagradas del TibetParece ser que estas piedras comenzaron a ser usadas como moneda de intercambio entre países de Asia, como Mesopotamia, Afganistán, Irán, Turkestán y en la zona del valle del Indo, desde el tercer milenio antes de Cristo.  El no tener más información se debe en parte al hecho de que en el Tibet, por creencias religiosas no se han llevado a cabo excavaciones arqueológicas.

Su significado es “brillante”, “luz”, “esplendor”

Estas curiosas piedras pertenecen a la extraordinaria cultura tibetana, y por eso los Dzi están presentes todavía en toda el área del Himalaya, desde Bhutan hasta el norte de la India y Pakistán.  También se encuentran en la China budista, donde a este término viene asociado al significado de “piedra del paraíso” o “perla del cielo”.

Cada Dzi es único, porque a cada uno se le atribuye un valor distinto y un significado intrínseco especial, ligado a su simbología: la creencia más difundida sostenía que quien lo tuviera sería dueño de una gran cantidad de beneficios, como protección, prosperidad, bienestar, fortuna… A estas piedras se les atribuyen poderes para alcanzar el bienestar espiritual capaces de desarrollar un equilibrio positivo y también como defensa ante cualquier dificultad.

Requisito importante para poder gozar con el Dzi era donarlo o también encontrarlo. Esta piedra mágica no se podía comprar y mucho menos robar o intercambiar, so pena de perder todas sus virtudes.

Los más valiosos Dzi tienen que tener el dibujo de las vetas muy bien trazado y claro, con formas regulares y proporcionadas, el color intenso y su aspecto brillante y sin imperfecciones.

Son llevados indistintamente por hombres y mujeres, engarzados en joyas tradicionales, en los malas y como adorno para estatuas en altares del interior de los templos.

DziSegún el número de ojos (formas circulares de sus vetas) pudiendo llegar hasta nueve, cambiaba su poder protector. Con uno, se le relacionaba con el sol y expresaba la fuerza interior, con dos, representaba equilibrio y sabiduría, con tres, reflexión y  así, a mayor número de “ojos”, mayores beneficios incluso en el terreno material para atraer prosperidad en transacciones comerciales de distinto género.

Cada dibujo tenía un significado y un propósito específico para la persona a la cual se destinaba. Por eso el valor y el precio de estas pequeñas piedras podía ser, y todavía hoy es muy elevado, como una joya valiosa.

Y en las antiguas leyendas y cuentos míticos de Tíbet se habla de estas piedras, donde los campesinos y los pastores encontraban los Dzi en la tierra mientras cultivaban los campos o en los prados cuando llevaban sus rebaños a pastar. Su peculiar forma les levó a creer que  su procedencia era divina y no terrenal. Y como era muy raro encontrarlas íntegras o completas, en un cuento tradicional se dice que eran las piedras impuras que los dioses descartaban y tiraban a la tierra.

En la medicina tradicional del Tibet, los Dzi se desmenuzaban y se utilizaban para preparar remedios y medicamentos como ungüentos, y también se diluián para hacer bebidas curativas.

Los DZI : Las Piedras Sagradas del Tíbet

Los DZI : Las Piedras Sagradas del Tíbet

Los Dzi tienen en Tíbet una importancia tan grande que son considerados uno de los Siete Tesoros del budismo tibetano, el asmagarbha o tesoro de la sabiduría y se conocieron en occidente cuando los monjes budistas tuvieron que huir a causa de la invasión china y en el exilio, sin dinero ni recursos, los usaron como moneda de cambio para poder sobrevivir.

En la actualidad los dibujos de estas valiosas gemas se realiza de forma artificial. Se cubre la piedra con azúcar y después se calienta; así se carameliza haciendo que adquiera un color oscuro.  Luego con plástico, vidrio, distintas resinas o hueso se dibujan las vetas.  Otras veces están grabados con láser y decorados con esmaltes imitando los típicos dibujos. Los de cristal o madera se encuentran en el mercado siendo el coste lógicamente muy por debajo de los Dzi auténticos. Aunque también hay imitaciones que se venden como originales pero que obviamente no lo son…

Manuela Echaniz Rodriguez

Suscríbete

¿Quieres recibir nuestros últimos artículos en tu correo?

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *