Sonrisas para mejorar el bienestar, sonrisas para ayudar a nuestra felicidad


¡Quiero sonreír para ser feliz!

Vivimos en un  mundo complejo. Sometidos a miles de influencias externas que condicionan nuestra forma de caminar por el mundo.

Nuestra felicidad parece estar condicionada por las influencias externas sobre las que  carecemos de control.

SonrisasEl estrés, las prisas, las obligaciones, el devenir diario nos restan energía, que se reflejan en nuestra vitalidad, en el brillo de nuestra piel, y por supuesto, en nuestras emociones y relaciones con el entorno.

¿Qué podemos hacer para combatir el estrés diario, reforzar nuestro sistema interno y alargar la vida?

De la Medicina Tradicional Tibetana se extrae una sencilla técnica que nos ayuda con fuerza a recuperar el estado adecuado y lucha contra los efectos negativos a los que nos vemos expuestos en el día a día.

Sonreír tres veces cada día…así de sencillo.

Coincidiendo con tres momentos importantes del día, la sonrisa desde el corazón nos aporta la gota esencial que calma la angustia, libera el estrés y actúa de barrera contra la depresión.

Empieza cada mañana, al levantarte con tu primera sonrisa. Hazla mirando al cielo. Recupera un instante para ti. Siente la fuerza del inicio del día, la esperanza de un nuevo comienzo. Una primera sonrisa para combatir la angustia y reforzar nuestra energía viento.

“Si alguna vez no te dan la sonrisa esperada, sé generoso y da la tuya. Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa, como aquel que no sabe sonreír a los demás”. Dalai Lama

Continúa a mitad del día con un nuevo momento. Párate, recupera el control sobre ti, siente que estás conectado contigo nuevamente. Mira al mundo, y suelta una sonrisa profunda que ilumine tu cara. Una segunda sonrisa para liberarnos del estrés, y equilibrar nuestra energía bilis.

Y deja la última para el final del día, en la tarde, cuando la energía y la luz decaen. Siente el efecto relajante y purificador de la sonrisa de la vuelta a casa. Una tercera sonrisa para generar felicidad, y calentar nuestra energía flema.

Contribuir a nuestra salud es tan sencillo como tres sonrisas profundas, amplias que salen del corazón. Sonrisas para mejorar el bienestar, sonrisas para ayudar a nuestra felicidad.

Sergio Iniesta Esteban

Suscríbete

¿Quieres recibir nuestros últimos artículos en tu correo?